MIL MILLONES DE PERSONAS SUFREN HAMBRE

El pasado viernes 16 de octubre se celebró el Día Mundial de la Alimentación y en esa ocasión la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultora (FAO) dio a conocer cifras alarmantes:
  • 1020 millones de seres humanos padecen hambre en todo el mundo.

  • 642 millones de personas que sufren ese flagelo están en la región Asia-Pacífico.

  • 265 millones en el África Subsahariana.

  • 53 millones en América Latina y el Caribe.

  • 42 millones en el Cercano Oriente y África del Norte.

  • 15 millones en los países industrializados.

Más grave es el conocer que en esa materia estamos retrocediendo, ya que el número de nuestros semejantes que actualmente sufren hambre es el mayor; desde 1970, primer año en que se registraron estadísticas en la materia.
En 1996 se efectuó la Cumbre Mundial Sobre Alimentación, en Roma, Italia; en ese evento, los Jefes de Estado de todo el mundo, declararon que
“Se considera intolerable que más de 800 millones de seres humanos sufran de hambre” y que “Los alimentos no deberían usarse como instrumentos de presión política o económica”
Se comprometieron a reducir a la mitad el número de personas desnutridas para el año 2015.
En el año 2000 se celebró, con el patrocinio de las Naciones Unidas, la Cumbre del Milenio, durante la cual se propusieron los objetivos que el mundo perseguiría para el milenio que iniciaba; de los ocho objetivos que finalmente se acordaron, el primero fue erradicar la pobreza extrema y el hambre; en esa reunión se ratificó la meta de reducir a la mitad el número de personas con hambre para el año 2015, establecida en la Cumbre de Roma.
A pesar de esas buenas intenciones el hambre no ha retrocedido, ha aumentado; la tendencia al alza de la desnutrición lleva un decenio, y se mantuvo constante tanto en el periodo de bajos precios y prosperidad económica, a principios de la presente década, como en la actual fase de crisis económica.
Según el estudio de las agencias de la Organización de Naciones Unidas (ONU), tan solo en el año en curso el número de hambrientos aumentó en 105 millones, para llegar, como antes anotamos, a 1020 millones. Este aumento en el número de desnutridos no se debió a malas cosechas, dado que en el periodo las ha habido buenas y malas, sino al encarecimiento de los alimentos y a la falta de oportunidades laborales para muchas personas en el mundo; pero coincide, sobre todo, con un descenso sustancial de la ayuda al desarrollo dedicada a la agricultura.
En muchos países, como en México, se ha desmantelado el sistema de apoyos para el campo, haciendo casi inexistentes los programas de extensión agrícola y pecuaria; se ha encarecido el crédito por la medida adoptada por el gobierno federal consistente en que la banca de desarrollo funcione como banca de segundo piso, obligando así a los productores a contratar crédito con bancos privados, que, con el dinero de todos, doblan el interés que pagan a la banca oficial, con lo que se ha distorsionado el mercado, haciendo que sólo una pequeña parte del precio que el consumidor final paga por sus alimentos llegue al productor. La FAO ha declarado que
“La crisis económica estuvo precedida por una crisis alimentaria que ya había debilitado las estrategias de supervivencia de los pobres”.
Entre el 16 y el 18 del venidero mes de noviembre se efectuará, en Roma, Italia, una nueva Cumbre Mundial sobre la Alimentación, en un momento en el que la situación de inseguridad alimentaria mundial se ha incrementado y representa una grave amenaza para la humanidad. La crisis económica mundial, con su cauda de mayor desempleo y pobreza, está agravando esta situación. Como resulta evidente, las medidas acordadas por las Naciones Unidas en las anteriores cumbres sobre alimentación no han funcionado, y es preciso que en la cercana cumbre se tomen medidas innovadoras y eficaces, que después se cumplan, para combatir esa vergüenza de la humanidad. El Director General de la FAO, Jacques Diouf, quien ha propuesto la celebración de la Cumbre con el fin de que los países lleguen a un acuerdo con respecto a las medidas esenciales destinadas a afrontar este problema, ha dicho:
“Esta crisis silenciosa del hambre, que afecta a uno de cada seis seres humanos, supone un serio riesgo para la paz y la seguridad mundiales. Necesitamos crear con urgencia un amplio consenso para la erradicación rápida y completa del hambre en el mundo.”
Para que esta nueva cumbre obtenga resultados, se requiere que los países se involucren realmente, así como los organismos financieros internacionales, destacadamente el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. El problema del hambre está unido al problema de la pobreza, si combatimos la pobreza reduciremos la desnutrición.
La Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Organización de las Naciones Unidas, reconoce a la alimentación como un derecho humano. Al respecto, el artículo 25 de ese documento dice a la letra
“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”
Ese derecho humano se le está negando a aproximadamente el 15 % de los habitantes del planeta. Que esto pase es inconcebible en un mundo en crisis por exceso de capital, donde muchos miles de millones de dólares se mantienen improductivos, como en el Fondo del Tesoro de los Estados Unidos; donde millonarios y gobiernos de muchas partes del mundo guardan su dinero, por falta de capacidad para llevar a cabo proyectos productivos que dinamicen la economía mundial; encontramos, en una monstruosa ironía, por un lado cientos de millones de desempleados y por el otro grandes capitales que no encuentran aplicación productiva, y al mismo tiempo grandes necesidades por satisfacer. Ese entuerto debe deshacerse, de no lograrlo pondremos en riesgo, aún más, la paz y la seguridad del mundo, cosa que no sólo lamentarían los hambrientos. Trabajemos en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: