EL PLACER DE SENTIR A SARA BRIGHTMAN EN CHICHÉN ITZA

Con sentimientos muy encontrados, el sábado en la madrugada –casi de mañana de hecho-, participé activamente en la aprobación en el Senado de la República, de ese Frankenstein bautizado como la Ley de Ingresos, mediante la cual, nuestro país obtendrá un piso de recursos para ejercerlos durante el próximo año. Que bien que evitamos el impuesto al Internet; que bien que logramos que las comunidades de menos de 5,000 habitantes no paguen impuestos por el uso de telefonía; que bien que aumentarán los impuestos a bebidas alcohólicas y cigarrillos. Que mal que se aumente el IVA; que mal que las empresas aún puedan acogerse mañosamente al régimen simplificado. Que mal que el PAN, el VERDE y el PRI, hayan votado a favor de los depósitos en efectivo….
Por la tarde, tuve la inmensa fortuna de poder trasladarme a Chichén Itza, para acudir a al concierto de la soprano inglesa Sara Brightman, gracias a la invitación que me hiciera la Gobernadora del Estado, Ivonne Ortega Pacheco, quién además de gran amiga, es una joven valiente y decidida funcionaria pública; todo ello sin demeritar sus dotes de excelente anfitriona.
Pasaditas las 9 de la noche comenzó el concierto que nos transportó a varias partes del mundo, teniendo como marco un lugar tan mágico, en una fecha tan memorable. Me viene a la memoria, que un 31 de octubre de hace tres años, tuve el placer de compartir una velada inolvidable en Zacatecas -una noche después de un concierto- con el maestro de Úbeda, Don Joaquín Sabina.
Sara, a quien sentimos tan cercana por su calidez y sencillez, nos deleitó con mas de dos horas y media de concierto. La participación de la Orquesta Sinfónica de Yucatán le dio todavía mas relumbre a la noche. Las estrellas, sin igual. Que lindo es Chichén Itza. Que hermoso es sentirme mexicana, y saber que aunque pueda parecer insignificante en la dimensión nacional, tengo la fortuna de estar trabajando por las cosas que creo y de vez en vez, puedo disfrutar de espectáculos de ésta magnitud.
Regreso motivada a la cotidianeidad de mi vida, y con la pila cargada para seguir en la defensa de presupuestos transversales con perspectivas de género; especialmente aquellos destinados a combatir la pobreza, a desarrollar la infraestructura, y a hacer de éste, un país mas habitable, y obviamente, a luchar por mas presupuesto para Zacatecas y para la UNAM.
El buen sabor de boca que ahora tengo, se los comparto con una de las canciones que mas me gustan de la Brightman…
“Heaven is Here”.
Good times and bad times
There’s noting I forget
Sun shines on our lifelines
There’s noting I’ll regret
Hold me and feel me
And wrap your arms around
Coz when you love me I’m quite clear
That heaven is here
Hear my confession
We’re meant to be as one
Leave me to the mystery
Of happiness to come
Touch me I’ll give you
My blessing and desire
Coz when you feel eternal fire
Then heaven is here
Bad times and street crimes
No matter where you go
Some secrets preach and some fools teach
They’re giving us some show
So send me an angel
And wrap your love around
Coz when it all comes down you’ll know
That heaven is here

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: