MOTIVÉMONOS A LEER UN LIBRO…

lectura-y-escritura Quedé sorprendida con una nota que me encontré en Internet. De acuerdo con la BBC, en el Reino Unido existe una mujer, de 91 años de edad, que durante los pasados 63 años ha utilizado de manera sistemática el servicio de préstamo de libros de la biblioteca Castle Douglas en Escocia, hasta acumular un total de 25,000 títulos; lo que significaría que la ancianita lee casi un libro al día!. Pero eso no es todo, resulta que además durante todo este tiempo, nunca se ha visto en la necesidad de pagar una multa por retraso en la entrega de algún ejemplar.

Esa pequeña y sorprendente historia me motivo a buscar algún dato que me ilustrara acerca de cuantos libros en promedio leemos las y los mexicanos.
Al correr la búsqueda, descubrí que en el año de 2006, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes encargó al Área de Investigación Aplicada y Opinión del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el diseño y levantamiento de la Encuesta Nacional de Lectura, con el objetivo de conocer a fondo cuánto, cómo, qué y en dónde leemos en nuestro país.
Como intuitivamente pensaba, los resultados no son nada alentadores. Poco más de la mitad de los mexicanos de 12 años y más (56.4%) reporta que lee libros; poco menos de la tercera parte (30.4%) reportó haberlos leído en algún momento de su vida; en tanto que 12.7% reportó nunca haber leído libros. O lo que es lo mismo: mas de diez millones de compatriotas no han leído un libro en su vida.
El promedio de libros leídos en el año es de 2.9, con cifras superiores para los jóvenes de 18 a 22 años (4.2 ejemplares), y los mexicanos con educación universitaria (5.1 ejemplares).
Por edad, los niveles más altos de lectura de libros se dan entre los jóvenes de 18 a 22 años, con 69.7%, y de 12 a 17 años, con 66.6%. Aquí destaca un dato: si esos jóvenes se encuentran en la universidad, el porcentaje se eleva a un 76.6%. Lo que aquí me sorprende es esa cifra en sí. ¿No deberían leer el 100% de los y las universitarias?
La educación se correlaciona de manera directa con la lectura. Ello queda demostrado al conocer que la lectura mas frecuente en nuestro país es la de libros para la escuela, con un porcentaje de 30.8% de los entrevistados.
Omitiendo a los libros escolares, las lecturas preferidas de las y los mexicanos son: La Biblia entre quienes tienen más de 55 años; Cien años de soledad en el grupo de 46 a 55 años; El Principito, El Código Da Vinci y Un grito desesperado en los grupos entre 18 y 30 años; y Harry Potter entre los jóvenes de 12 a 17 años.
Por otra parte, casi la mitad de quienes leen en nuestro país, compra sus libros (45.7%), mientras que 20.1% declara que en su mayor parte los libros que ha leído han sido prestados por amigos o familiares; el 17.9% que fueron regalados; 10.2% prestados por una biblioteca o sala de lectura y sólo 1.2% obtenido por fotocopiado. Traducido eso a lo que gastamos en literatura, el 54.7% declaró no haber gastado en libros en el año de la encuesta; 20.1% respondió haber gastado menos de 500 pesos, en tanto que poco más de uno de cada 10 (12.8%) expresó haber gastado más de 500 pesos.
Hasta aquí podemos sacar conclusiones muy claras: Quienes mas leen son los jóvenes, en específico los jóvenes que asisten a la universidad. Lo que mas se lee son libros para la escuela; y casi la mitad de la gente que lee compra sus libros y gasta menos de 500 pesos al año, aunque existe un selecto grupo de 12.8% que cada año decide destinar a ése propósito mas de 500 pesos.

Pero lo que me parece más importante, es lo que les comparto a continuación:
Alrededor de la tercera parte de los entrevistados (36.2%) recibió estímulo por parte de sus padres para leer libros no escolares y casi la tercera parte de quienes respondieron que su padre siempre les leía (31.3%) expresó que a su vez, le gusta mucho leer. Esto coincide con el dato que demuestra que los padres son el principal estímulo para la lectura cuando se es niño (44.0%).
Así pues, las y los hijos de padres lectores, repiten en un elevado porcentaje la costumbre de leer. Y ese estímulo durante la infancia es el principal motor para iniciarnos en esta sana costumbre.

Un país que no lee, es un país que no estudia y que no es capaz de desarrollar su potencial como nación. No es casual que los mayores índices de desarrollo en el mundo estén asociados a un mayor nivel de lectura. Debemos trabajar todos los días por cambiar esa tendencia tan negativa. Para ello se requiere del concurso de todas y todos nosotros, y cada quien puede contribuir a ese cambio, por lo que les sugiero que comencemos desde el día de hoy: compartamos libros y sobre todo, motivemos a la lectura a cuanta y cuanto mexicano nos sea posible. Pongamos especial atención en la niñez, y esa sin duda, será nuestra mejor contribución. Por mi parte, desde ahora les anticipo: la próxima navidad obsequiaré libros, y si, me dará mucho gusto hacerlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: