APUNTES DE LUNES: QUIERO CONOCER BUTÁN PARTE II

BUTAN2 El día de ayer abordé de manera escueta lo que en realidad significa el concepto FIB en la vida cotidiana de Bután. Tal y como lo prometí, el día de hoy intentaremos buscar los pros y los contras.

Según la FIB, “El verdadero desarrollo de una sociedad, tiene lugar cuando los avances en lo material y en lo espiritual se complementan y se refuerzan uno a otro. Cada paso de una sociedad debe valorarse en función no sólo de su rendimiento económico, sino de si conduce o no a la felicidad”.

La verdad es que esto del FIB, en el papel suena muy bien, pero la realidad es que en la práctica, para que este propósito tan “descapitalizado”, o tan “humano” sea factible, requiere de muchas cosas que en un país como el nuestro, sería imposible conjuntar.

Vayamos a algunos ejemplos:

Una de las filosofías del oriente en que se basa la FIB, establece que “quien más sufre, es quien más desea”, lo que de entrada significa que lo mejor es no desear nada mas de lo que en realidad necesitamos para vivir. En ese sentido, la manera más efectiva para no desear algo, es no conocerlo.

Hasta 1999, la televisión y el Internet, no existían en Bután. En la capital del país no existen los semáforos, y en el país existe un solo aeropuerto con una sola pista disponible.

Otra política fundamental de la FIB, es la de establecer de manera obligatoria el uso de una vestimenta igual para todas y para todos. El traje de los hombres es un vestido de una sola pieza de tela que llega hasta las rodillas y se ata con un cinturón.  El de las mujeres es un vestido que llega hasta los tobillos. Además de lo anterior, en Bután están prohibidos el alcohol y el tabaco

¿En su concepción occidental de las cosas, pueden imaginar su vida sin televisión, Internet, viajes y autos?

¿Pueden imaginar una vida en la que todas y todos vistamos iguales porque así lo marca la Ley?

¿Pueden imaginar una vida cotidiana sin ninguna diversión de la forma en la que la concebimos?

Por todo ello, el modelo de Bután, no es un modelo realmente exportable a ningún otro país del mundo que haya sido “contaminado” con el desarrollo tecnológico, tan normal en nuestros días.

¿Porqué su economía ha crecido de manera notable en los últimos años?

La respuesta es muy simple: Bután es una de las economías más pequeñas del mundo, la cual se basa en la agricultura en un 80%. En realidad lo que sucede, es que en los últimos años, un gran número de plantas medicinales se han convertido en una constante fuente de ingresos. Según Karma Phuntsho, de la Oficina para la Investigación de Plantas Medicinales y Aromáticas, Bután es una potencia en plantas medicinales. Entre las especies más extrañas está el yagtsa guen bub, o "hierba de verano y gusano de invierno". Se da a partir de 4.000 metros de altitud y es, al mismo tiempo, animal y vegetal. Un gusano que se hunde bajo la tierra y brota de su cabeza una especie de planta u hongo, cuyo cuerpo se convierte en raíz. Aparentemente tiene tantas propiedades que en el mundo occidental se cotiza hasta en 10.000 dólares el kilo.

Otro factor que ha dinamizado la economía, son los ingresos por turismo. De hecho una clase muy especial de turismo que está dispuesto a pagar una tarifa de 220 dólares al día, que básicamente es como un VTP, e incluye alojamiento, comidas, desplazamientos y guías.

Es evidente que tratándose de una economía tan pequeña, cualquier cambio puede generar percepciones distorsionadas de la realidad, o lo que es lo mismo: en términos de economía, es mucho mas fácil crecer si se es pequeño, que si es grande.

Pero mas allá de lo que significa Bután y de lo sui generis de su FIB, la realidad es que su caso ha servido de referencia para discutir un tema de fondo: si en realidad un mejor desempeño económico conduce a un mejor progreso social, y más aún, a la felicidad individual.

Tal vez, el caso de Bután sea en realidad un extremo imposible siquiera de imaginar para quienes hemos sido educados de una manera diferente a ellos; pero lo que es cierto, es que el modelo –su modelo- parece funcionarles, y al final de cuentas, eso es lo más importante.

En contraparte, la globalización y el crecimiento económico como su principal objetivo, no parecen estar dando respuesta a muchas de las necesidades no económicas de la gente. Los elevados niveles de depresión, la neurosis colectiva, el estrés y el aumento de los suicidios en el mundo, pueden confirmar esta teoría. ¿Podemos desarrollar un modelo económico que retome lo mejor de ambos mundos? ¿Puede pensarse en una relación armónica entre crecimiento de la economía y desarrollo humano en un marco de respeto a la naturaleza?

Sin duda, el caso de Bután nos invita a una muy buena reflexión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: